Gracias, Reyes Majos

Reyes_majos_2012

 

Estamos preparando una selección de las mejores sonrisas que hemos captado con la entrega de los regalos de los Reyes Majos (si hay alguien que no sabe de qué estamos hablando, puede conocer mejor esta iniciativa en la web del proyecto). Pero queremos avanzaros y agradeceros todo lo que habéis conseguido.

Ayer tuvimos una reunión con las cuatro entidades que han participado en el proyecto de este año y se han conseguido entregar tanta ilusión que todas quieren repetir. Es la mejor noticia que nos podían dar. Hay muchas cosas que queremos mejorar, pero si el proyecto consigue entregar un poco de alegría a gente que lo necesita tanto, nosotros también queremos repetirlo.

De momento queremos compartir con vosotros un pequeño cuento que nos ha regalado una de las entidades que ha colaborado, Llar Pere Barnés, de la Fundació Arrels, como signo de agradecimiento por la participación en los Reyes Majos. Que lo disfrutéis:

 

“Había una vez un escritor que vivía a orillas del mar; una enorme playa virgen donde tenía una casita donde pasaba temporadas escribiendo y buscando inspiración para su libro. Era un hombre inteligente y culto y con sensibilidad acerca de las cosas importantes de la vida.

Una mañana mientras paseaba a orillas del océano vio a lo lejos una figura que se movía de manera extraña como si estuviera bailando. Al acercarse vio que era un muchacho que se dedicaba a coger estrellas de mar de la orilla y lanzarlas otra vez al mar.

El hombre le preguntó al joven que estaba haciendo. Este le contestó; «recojo las estrellas de mar que han quedado varadas y las devuelvo al mar; la marea ha bajado demasiado y muchas morirán».

Dijo entonces el escritor: «Pero esto que haces no tiene sentido, primero es su destino, morirán y serán alimento para otros animales y además hay miles de estrellas en esta playa, nunca tendrás tiempo de salvarlas a todas».

El joven miró fijamente al escritor, cogió una estrella de mar de la arena, la lanzó con fuerza por encima de las olas y exclamó » para ésta… sí tiene sentido».

El escritor se marchó un tanto desconcertado, no podía explicarse una conducta así. Esa tarde no tuvo inspiración para escribir y en la noche no durmió bien, soñaba con el joven y las estrellas de mar por encima de las olas.A la mañana siguiente corrió a la playa, buscó al joven y le ayudó a salvar estrellas.”

 

Reyes Majos, con vuestro gesto, habéis conseguido que las pérdidas o carencias sufridas durante largos años se atenúen durante unos instantes…recuperar la ilusión, sentirse escuchado y valorado, son algunos de los sentimientos, valores y sensaciones que se han ido perdiendo y son necesarias recuperar. Gracias y esperamos que sigáis salvando estrellas de la orilla del mar para después, devolverlas al océano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s