Asistimos a la 5ª Semana de la RSE

Hace unos días asistimos a algunas de las conferencias realizadas en el marco de la 5ª Semana de la Responsabilidad Social en Cataluña.

20140707_121609

El lunes 7 de julio estuvimos en la inauguración de las jornadas y las conferencias “SOC-ECO-AMB” que se realizaron a lo largo de toda la mañana en el Born Centre Cultural. Del discurso de presentación de los organizadores de la Semana así como de autoridades públicas y privadas, nos quedamos con esta frase de Ferran Civil de la Diputación de Barcelona: “La RSE no puede contemplarse como un coste sino como una herramienta de gestión que debe ser integrada por todos los que forman la empresa.”

20140707_121110

La entrega del distintivo de “Etiqueta Responsable” de Ingenieria Social a diversas entidades y empresas y el cierre del discurso de presentación de la Semana dieron paso a las primeras conferencias sobre buenas prácticas en RSE en el ámbito social. Formaron parte de éstas el testimonio de tres organizaciones muy dispares: CLECE, empresa de prestación de servicios auxiliares, Fundación ONCE y la farmacéutica Sanofi.

Del compromiso social de CLECE, destacó la contratación de 4000 personas en riesgo de exclusión social de entre sus más de 68000 trabajadores en plantilla. Según el artículo 23 de la Declaración de los Derechos Humanos, “Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo”. Pero además de ser un derecho, en las sociedades modernas, para aquellas personas que se encuentran en situación de riesgo de exclusión social se convierte en una cuestión primordial. Según la plataforma Jobadtalent, Entre las muchas actuaciones que hay que abordar para solucionar el problema (la exclusión social), la integración laboral se presenta como la más importante para que la reinserción de los afectados sea activa y real”. 

A continuación, la Fundación ONCE nos dio una lección de gestión de la diversidad a través de FSCInserta, la empresa de RRHH de la entidad. Para que ésta sea exitosa, “se debe partir de que todos somos diversos y la diversidad es algo positivo”, puntualizó Núria Sanz, Directora Territorial. Desde esta óptica, la diversidad pasa a ser una cuestión de pura actitud de normalidad, de innovación y creatividad. En FSCInserta, más del 70% de la plantilla tiene una discapacidad y destaca la presencia femenina en los cargos directivos. Sus infraestructuras, servicios y materiales están totalmente adaptados a todas y cada una de las necesidades de todos sus trabajadores. Será que no es tan complicado esto de adaptarnos a las necesidades de todos. Para los más escépticos, cabe destacar que aquellas organizaciones que llevan a cabo políticas de este estilo afirman incluso que es rentable y positivo para la empresa.

La última conferencia del ámbito social fue a cargo del Director Regional de Relaciones Corporativas de Sanofi. El ponente quiso destacar la mala imagen de la que parten las farmacéuticas y la complejidad que indudablemente esto supone en materia de RSE. Por esto mismo, ven la RSE “no como una forma de limpiar conciencias e imagen sino de hacer negocio social y con una ética generalizada” explicó David Elvira. Es particularmente atractiva la visión que tienen de sus pacientes. Lo que demuestra, desde lo conceptual, esta responsabilidad. Para Sanofi, “el paciente es el centro de nuestro negocio, no el cliente de nuestras moléculas”.  Y esto, lo cambia todo.

20140707_130721

Después de una merecida pausa, escuchamos a los representantes de otras 3 organizaciones esta vez, en cuanto a buenas prácticas en el ámbito económico. Entre ellas, destacaron dos del sector turístico, con filosofías y misiones muy distintas pero un sentido ético en común. La primera fue AirBnB, un claro ejemplo de economía colaborativa. Si bien es cierto que su propia misión incorpora ya un carácter social y de acercamiento a la comunidad, no se conforman con ello y dan un paso más allá demostrando cómo desde distintos modelos de negocio (una comunidad online por ejemplo) también se puede ser responsable. Un ejemplo de esto es la coordinación por parte de la organización de los embajadores en diferentes ciudades en las que se ha producido una catástrofe natural, poniendo en contacto personas que ofrecen casa y otras que la necesitan al quedarse desamparados por culpa de inundaciones o huracanes, entre otros. Un claro ejemplo de cómo adaptar la RSE al ADN de tu negocio.

El caso de Tarannà, con 20 años de experiencia en la organización de viajes alrededor del mundo, es un tanto distinto. En su caso, se dieron cuenta de que querían ofrecer algo más que la oportunidad de añadir la vertiente solidaria a un viaje, así que cuando empezaron a oír acerca de esto llamado “RSE”, focalizaron sus acciones en uno de sus públicos más relevantes: los proveedores. empezaron a transmitirles que la RSE es un valor añadido a sus servicios y que incluso algunos tan sólo debían potenciar lo que ya estaban haciendo de manera “innata”. Con esta filosofía y revisando lo que podía aportar cada proveedor a la cadena de valor, dejaron, por ejemplo, de ofrecer servicios como el popular paseo en elefante en el sur-este asiático al conocer los abusos a los que estaban sometidos los animales en sus adiestramientos. Teniendo en cuenta la lejanía geográfica de todos ellos, la dispersión y la diferenciación cultural, no fue un reto fácil, pero sí atrevido y responsable. De esta iniciativa surgieron los Premios Proveedor Responsable, con los que reconocen aquellos proveedores turísticos más activos en apoyar conceptos y valores en el viaje basados en el fomento de la economía local, derechos humanos, respeto a las minorías y cuidado del medioambiente.

En las últimas conferencias de la jornada, destinadas a las buenas prácticas medioambientales, la empresa social APUNTS, de la Fundació Joia, presentó entre otros, la primera agencia social de mensajería. Integra a 21 personas con discapacidad en el equipo y consiguen reducir 10 toneladas sus emisiones de CO2 haciendo gran parte de los trayectos a pie y utilizando tan solo 2 furgonetas. Explicaron cómo, la inversión en tecnología y software (o el simple hecho de incorporar temporizadores de luz y agua en las zonas comunes), acaba siendo un beneficio directo para la empresa, también a nivel económico. Por último, GRIS VERD demostró como el respeto por el medioambiente puede abrir nuevas y exitosas líneas de negocio como en el caso de su línea de mobiliario urbano sostenible.

20140707_124023

Todas estas experiencias muestran como la RSE es claramente una cuestión de voluntad. No importa el sector ni el tamaño de la organización. Tampoco si se trata de una entidad sin ánimo de lucro o de una empresa privada. Cualquier organización vive y convive en un marco social, ambiental y comunitario al que debe respetar por encima de todo y a poder ser, beneficiar.

Multinacionales, administración pública, PYMES, ONGs… toca ponernos las pilas. Porqué como bien dijo Sonia Recasens, segunda teniente alcalde de l’Ajuntament de Barcelona, en su ponencia inaugural de las jornadas, “En un momento como el actual en el que estamos sufriendo también una crisis de valores, es cuando la RSE toma más importancia. No puede haber desarrollo económico sin desarrollo social”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s